Volver al blog

5 beneficios de la fisioterapia geriátrica a domicilio

Contenido

Los beneficios de la fisioterapia geriátrica están muy ligados a la vejez, pues es en esta etapa de la vida cuando pueden sufrirse diversas afecciones propias del envejecimiento, tales como el dolor, la pérdida de equilibrio, la mala funcionalidad articular, la falta de elasticidad o la pérdida de masa muscular.

Es conveniente tener esto claro y saber qué empresas ofrecen servicios de fisioterapia geriátrica para mitigar estas dolencias. Un buen ejemplo es FisioReact, empresa vigente desde 2017, que cuenta con experiencia avalada en el sector de los cuidados a domicilio.

La fisioterapia geriátrica: clave en el cuidado del paciente

El tratamiento fisioterapéutico es un servicio clave tanto para los pacientes que necesitan recibir estos tratamientos debido a alguna operación, lesión o limitación, como para quienes quieran prevenir futuras complicaciones.

La fisioterapia a domicilio potencia el movimiento y equilibrio del cuerpo

Con las sesiones de fisioterapia se consigue mejorar la capacidad de movimiento de los pacientes, así como el equilibrio, que suele verse afectado a edades más avanzadas. También ayuda a aumentar la fuerza muscular.

La mejora de todas estas capacidades hace que también se puedan apreciar mejoras notables en la coordinación de las extremidades, algo fundamental a la hora de garantizar la independencia del mayor al realizar las actividades cotidianas.

Los profesionales son muy conscientes de que el tiempo que pasan con el paciente es clave, ya que en muchas ocasiones, es el único momento del día en el que realizan movimientos.

Mujer mayor recibe en casa tratamiento fisioterapéutico

El tratamiento fisioterapéutico: un servicio totalmente personalizado

Los tratamientos son 100% manuales, no se usan las máquinas que se encuentran en los centros, lo que supone un trabajo mucho más activo por parte de los fisioterapeutas, que se encargan de realizar una anamnesis de la patología o la situación en la que se encuentra el paciente. El profesional decidirá así cuál es el tratamiento o cuáles son los ejercicios personalizados más importantes en cada caso.

Es interesante puntualizar, además, que se intenta que siempre sea el mismo profesional el que se desplace hasta el domicilio del paciente para realizar los tratamientos, en pos de mantener un seguimiento adecuado de las sesiones y de los avances.

La terapia manual a domicilio resulta mucho más cómoda y se ha demostrado que también es más efectiva, pues permite que sea siempre el mismo profesional el que trabaje durante 1h de manera personalizada, sin que el paciente tenga que desplazarse de su hogar.

El servicio de fisioterapia geriátrica a domicilio aporta tranquilidad familiar

El hecho de que el paciente no tenga que salir de su hogar para recibir tratamiento fisioterapéutico supone un alivio para las personas mayores, especialmente si presentan ciertas limitaciones de movilidad.

El fisioterapeuta además, tratará de adaptarse lo máximo posible a los horarios de preferencia de los pacientes, siendo conscientes de que las personas mayores pueden tener preferencias distintas a las de pacientes de otras edades.

Para los familiares o cuidadores de este tipo de pacientes también supone una gran ventaja que el servicio se lleve a cabo a domicilio, ya que así evitan desplazamientos, agendas llenas de sesiones en horarios complicados de compaginar con el horario laboral y la carga psicológica que supone a veces sacar a ciertos pacientes de sus propios domicilios cuando se encuentran en un estado delicado de salud.

Mujer mayor camina con muletas frente a su fisioterapeuta

La fisioterapia geriátrica domiciliaria contribuye a la mejora más rápida del paciente

Es más sencillo realizar tratamientos 100% personalizados en el propio domicilio de los pacientes, ya que esto permite conocer las circunstancias que les rodean en su día a día. Los profesionales podrán comprobar cómo se distribuyen las estancias en el hogar, con qué ayudas cuentan los pacientes (auxiliares, familiares, cuidadoras) y qué actividades o movilizaciones necesitan de manera cotidiana.

Teniéndolas en cuenta todas ellas se consigue trazar un plan de seguimiento totalmente individualizado que contribuye en una mejora mucho más rápida y efectiva de la salud de los pacientes.

Por último, podemos destacar que la confianza que se forja en el domicilio del paciente, sin necesidad de que este salga de su zona de confort y encontrándose con un mismo profesional que ya le conoce, permite que los tratamientos sean más eficaces, pues la actitud mantenida es mucho más proactiva.

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.