Volver al blog

Los beneficios de la fruta para personas mayores

Contenido

Sin duda alguna, todos hemos oído hablar de los múltiples beneficios que aporta la fruta a nuestro organismo. Los médicos, de hecho, recomiendan la ingesta de unas 5 piezas de fruta al día, algo que en muchas ocasiones no llegamos a cumplir.

Si bien es cierto que comer fruta es importante a cualquier edad, es primordial que las personas mayores la incorporen en su dieta diaria. Esta aporta muchos nutrientes beneficiosos en esta etapa de la vida en la que la salud se puede ver fácilmente resentida.

Investigando sobre el tema, nos hemos dado cuenta de que en torno a la ingesta de fruta pululan toda una serie de falsos mitos en Internet. Algunas preguntas frecuentes con las que nos hemos topado son: ¿Es bueno comer fruta por la noche? ¿La fruta engorda? ¿Comer más de 5 piezas de fruta al día es malo?

En el siguiente post, analizaremos los beneficios que aporta la fruta, en especial para las personas mayores, y trataremos de derribar algunas falsas creencias.

Beneficios de cenar fruta en la tercera edad

Primer plano de un açaí bowl de frutas

La fruta aporta a nuestro organismo agua, múltiples vitaminas, minerales y fibra, además, dadas sus propiedades antioxidantes contribuye a retrasar el envejecimiento de las células. Se recomienda su consumo diario porque ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y degenerativas, trastornos digestivos, algunos tipos de cáncer, la retención de líquidos, etc.

Por otra parte, la gran cantidad de fibra que contiene la fruta produce un efecto saciante que puede ser de gran ayuda para quienes siguen una dieta hipocalórica. Además, para los amantes del dulce, es una opción saludable y muy rica, con la que podemos sustituir la bollería industrial y los azúcares refinados que tantas calorías y grasas saturadas contienen. Por todo esto, concluimos que aunque comer fruta es importante a cualquier edad, su ingesta se vuelve especialmente relevante en la vejez, ya que ayuda a mantener la salud de nuestros mayores.

Primer plano de una manzana y un donut

Como vemos, parece que la fruta es indispensable en una dieta balanceada pero, ¿cenar fruta es bueno? Pues bien, algunos detractores de la ingesta de fruta por la noche alegan que el elevado índice glucémico de este alimento es absorbido en un momento del día en el que el ritmo de nuestro metabolismo desacelera. No obstante, los expertos aseguran que en su justa medida, sí es recomendable cenar fruta por la noche.

Frutas como el melón o el plátano, que contienen más azúcar, deben consumirse de manera moderada, pero más que la hora del día, lo importante es prestar atención a la cantidad ingerida.

Debemos tener en cuenta que por la noche nuestra actividad se reduce significativamente, por lo que quemar calorías se vuelve más complicado. Por eso mismo, se recomienda cenar al menos un par de horas antes de irnos a dormir para que los nutrientes puedan ser correctamente absorbidos. La fruta no engorda siempre y cuando se consuma en cantidades normales, ya que el azúcar que contiene es sano y nuestro organismo lo asimila correctamente.

¿Es bueno cenar solo fruta?

Aunque cenar fruta en su justa medida es aconsejable, cenar solo fruta no se recomienda. Las cenas, aunque ligeras, deben ser variadas y han de aportarnos los nutrientes que nuestro organismo necesita, por lo que comer únicamente fruta supondría que esta comida resultase pobre. Nuestros mayores tendrían que comer mucha cantidad de fruta por la noche para llegar a saciarse y, como comentábamos anteriormente, los excesos no son buenos. Esto también podría suponer que las digestiones fuesen lentas y con gases.

Beneficios de desayunar fruta en la vejez

Abuelo desayunando zumo, leche y fruta

¿Es bueno desayunar fruta? Sin duda alguna, el desayuno es una de las comidas más importantes. Nos aporta la energía con la que vamos a afrontar nuestro día y por eso debemos prestarle especial atención. Si las personas mayores no desayunan bien, pueden llegar a sentirse cansadas y hambrientas a media mañana. Comer fruta en las primeras horas del día permitirá que nuestros mayores se sientan más enérgicos y cuenten con los nutrientes que su cuerpo necesita. Además, los desayunos a base de fruta se pueden preparar de manera muy rápida.

Recomendamos desayunar frutas como: el plátano, el pomelo, la naranja, las fresas, el kiwi o la manzana, por ejemplo. Todas ellas aportan grandes beneficios para la salud y pueden consumirse en forma de macedonia, mezcladas con yogur, con miel e incluso en zumos naturales o batidos.

Últimamente, también se ha puesto muy de moda desayunar tostadas con aguacate que, sin duda alguna, quedan riquísimas si se acompañan de jamón, huevo o salmón ahumado.

Beneficios de la fruta deshidratada

Primer plano de unas fresas naturales y trozos de fresas deshidratadas

La fruta deshidratada es aquella a la que se le ha quitado toda el agua que contiene de manera natural, por medio de un proceso de secado y deshidratación. Esto reduce significativamente su tamaño y peso, y permite consumirla de manera cómoda a modo de snack. Además, su textura se vuelve más grumosa y su sabor, todavía más dulce. Algunas de las propiedades de la fruta deshidratada son:

  • A pesar de su sabor tan dulce, no tiene azúcares añadidos.
  • Contiene mucha fibra.
  • Es una importante fuente de minerales, potasio y vitaminas del grupo B y E.
  • Es antioxidante.

Aunque debe consumirse con moderación, la fruta deshidratada puede ser una buena alternativa para los mayores a los que les cuesta comer fruta y no suelen ingerir todas las piezas diarias que se recomiendan.

Los beneficios de la fruta deshidratada para el organismo son los siguientes:

  • Previene el estreñimiento y facilita el tránsito intestinal.
  • Aportan mucha energía, de hecho, suelen ser consumidas por deportistas.
  • Son aptas para personas diabéticas porque contienen un índice glucémico más bajo.
  • Son un tentempié sano y nutritivo, ideal para picar algo cuando se tiene hambre entre horas.
  • Son muy saciantes por su alto contenido en fibra, por lo que pueden ser una buena opción para quienes siguen una dieta para adelgazar.

Beneficios de la piña deshidratada

Nos gustaría destacar en concreto los beneficios que aporta en el organismo la piña deshidratada, pues este alimento tiene propiedades diuréticas y es una buena fuente de vitamina C y de fibra. Tan solo un puñadito de piña desecada aporta la suficiente energía para tener fuerzas para desempeñar correctamente una actividad física. Esto convierte a este alimento en una magnífica opción para las personas mayores que se sienten cansadas o faltas de energía, y también para quienes padecen de estreñimiento, pues regula el tránsito intestinal.

La fruta desecada puede sustituir a las golosinas que tanto gustan a niños y no tan niños. Para los amantes de las «chuches» pueden resultar muy interesantes por su textura y sabor dulce.

Frutas verdes: ¿Qué propiedades tienen?

A lo largo de este artículo hemos visto muchos de los beneficios que nos aporta la fruta. En este apartado, analizaremos por qué son tan poderosas las frutas de color verde en concreto.

La clorofila es la sustancia encargada de darle ese color verde característico a muchas frutas y verduras. Las frutas verdes son depurativas, refuerzan el sistema inmunológico, ayudan a prevenir enfermedades y alergias y previenen el envejecimiento. Por todo esto, recomendamos encarecidamente que las personas mayores aprovechen los múltiples beneficios de las frutas verdes y las incorporen en su dieta diaria. A continuación, exploraremos las propiedades de algunas de ellas:

Infografía con frutas verdes recomendadas para personas mayores

  • El kiwi: es una fruta muy rica en antioxidantes y en vitamina C. Fortalece el sistema inmunitario, combate la anemia y ayuda a la digestión y a adelgazar.
  • La manzana verde: contiene mucha fibra y vitamina C. Previene daños celulares, regula el azúcar en la sangre, mejora la salud dental  y contribuye a mejorar la salud del sistema cardiovascular.
  • La uva verde: es una gran fuente de vitaminas A y C y de potasio. Ayuda a controlar el colesterol, mejora la circulación y reduce el estreñimiento.
  • La pera: es rica en vitaminas B, C y E y en ácido fólico. Protege el aparato cardiovascular, ayuda con la hipertensión arterial y es eficaz en trastornos digestivos.
  • El aguacate: es rico en vitaminas A, B, C, D y K. Mejora el funcionamiento del sistema nervioso y muscular, es beneficioso para los huesos, reduce el colesterol y tiene efectos antioxidantes.
  • La lima: contiene mucho potasio, vitamina A y ácido cítrico. Evita la formación de úlceras en el estómago, evita los resfriados, rejuvenece la piel y mejora el metabolismo.

Para concluir, podemos afirmar que una buena dieta, sana y balanceada, que incorpore un buen aporte de fruta diario, ayudará a prevenir múltiples enfermedades y a mejorar significativamente la salud en la tercera edad. ¡Os animamos a todos y a todas a incorporar más frutas en vuestra alimentación!

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.