Volver al blog

¿Cómo es una dieta blanda para ancianos?

Contenido

Todos hemos oído hablar de la dieta blanda, pero muchas personas tienen un concepto erróneo de ella, ya que esta dieta no incluye alimentos de consistencia blanda. En el presente post te explicamos más sobre el tema y cómo debería plantearse una correcta dieta blanda para ancianos. 

¿Qué es la dieta blanda?

Es una dieta terapéutica idónea para que el aparato digestivo tenga que esforzarse lo mínimo posible. Debe haber sido recomendada por un profesional y su función principal es la de buscar el descanso del sistema digestivo, para que este pueda recuperarse de alguna enfermedad o lesión, o para que se prepare para una futura cirugía.

Se suele recomendar para ancianos que tengan problemas de acidez, náuseas, vómitos, etc. Solamente se empieza cuando se presenta algún síntoma y se deja de consumir cuando estos han desaparecido. Es la dieta idónea en caso de sufrir gastroenteritis

¿Por qué hacer una dieta blanda para ancianos?

La dieta blanda para personas mayores resulta óptima para que los adultos mayores ingieran todos los nutrientes que requiere  su alimentación. Cabe destacar que tampoco es imprescindible realizarla con el propósito de prevenir o curar una patología, sino que también es apropiada para ancianos sin dientes o con dificultades a la hora de tragar por una inflamación del esófago o de la garganta.

Tipos de dietas blandas

Existen tres tipos de dietas blandas en función de las necesidades de cada persona: 

  • Astringente: esta sirve para recomponer el sistema digestivo después de pasar por una dolencia estomacal o una enfermedad (diarrea, náuseas y vómitos, debilidad, falta de apetito, etc.). Con ella, se recuperarán los minerales y líquidos perdidos. 
  • No astringente: soluciona el problema de la alimentación a la hora de tener dificultades para tragar o problemas de masticación
  • Específicas: para colonoscopia o para una operación quirúrgica.

Alimentos para los distintos tipos de dieta blanda

  • Alimentos de la dieta blanda astringente:
    • Arroz blanco hervido.
    • Patatas hervidas o al vapor.
    • Verduras: zanahorias y patatas cocidas.
    • Tortilla francesa.
    • Gelatina.
    • Pescados blancos: merluza, lenguado.
    • Carnes: pollo, pavo, ternera, jamón cocido.
    • Yogurt natural.
  • Alimentos de la dieta blanda no astringente:
    • Cremas de verduras muy digestivas.
    • Puré de verduras con legumbre, pollo, pescado, etc.
    • Caldos de verdura, pollo, pescado (sin condimentar excepto con un poco de sal).
    • Yogur. 
    • Pan tostado.

Alimentos que se deben evitar en una dieta blanda

Así como hay muchos alimentos que se permiten en la dieta blanda, hay muchos otros que se deben evitar totalmente en ella, como por ejemplo: 

    • Bollería.
    • Especias o alimentos picantes. 
    • Embutidos.
    • Frutas y verduras crudas. 
    • Quesos curados.
    • Zumos cítricos como el de piña o el de naranja. 
    • Carnes y pescados grasos. 
    • Cereales integrales.
    • Legumbres.
    • Yogures de sabores o con azúcares añadidos.
    • Yema de huevo.
    • Café.

Tabla con los alimentos permitidos y no permitidos en una dieta blanda para ancianos

Dieta blanda para ancianos sin dientes

Los alimentos blandos que son fáciles de masticar son más suaves y fáciles de tragar que los alimentos regulares. Comerlos requiere de poca o ninguna masticación:

  • Lácteos: batidos, leche, suero de leche, requesón, quesos suaves y blandos, helado y yogur congelados, etc. 
  • Verduras: cocidas y suaves.
  • Frutas: puré de frutas, frutas suaves.
  • Carne: guisos, carne con salsa, molida o picada, trozos de pescado horneado o asado, huevos revueltos o cocidos, etc.
  • Sopas: caldos, purés, cremas colada, etc.
  • Grasas: aceites para cocinar, mantequilla, aguacate, mantequillas cremosas de frutos seco, etc.
  • Bebidas: todas las bebidas. 
  • Cereales: calientes o cereales ablandados con leche.
  • Pan: suave.
  • Postres: mousses, helados, natillas, etc.

Existen servicios de comida a domicilio para mayores que se encargan de elaborar un menú adaptado a las necesidades de cada persona en cuestión.

Recetas de dieta blanda para ancianos

Receta de puré de calabaza

Plato de puré de calabaza con perejil y pan

Ingredientes para 1 persona:

Una calabaza grande o más de una pequeña. 

Preparación puré de calabaza:

  • Encender el horno y precalentarlo a 200ºC. Mientras se calienta, forrar bien la bandeja del horno con papel de aluminio o sulfurizado. 
  • Limpiar bien las calabazas.
  • Cortar y desechar los extremos. 
  • Cortar la calabaza por la mitad.
  • Retirar todas las semillas de la calabaza.
  • Colocar las mitades de la calabaza boca abajo en la bandeja y verter un vaso de agua en esta. 
  • Hornear durante unos 25-30 minutos, hasta que la pulpa esté muy blanda.
  • Retirar la bandeja del horno sin quemarse.
  • Dar la vuelta a las calabazas y dejarlas enfriar.
  • Sacar bien toda la pulpa de las calabazas. 
  • Triturar la pulpa hasta que quede una textura cremosa y suave. 
  • Verter el puré de calabaza sobre una tela, tapar con otro paño y dejar reposar durante varias horas (consejo: toda la noche). 

Receta de arroz con leche

Un plato de arroz con leche ideal en una dieta blanda para ancianos

Ingredientes para 4-6 personas:

  • 200 gramos de arroz.
  • 1 litro de leche.
  • 100 gramos de azúcar.
  • 2 ramas de canela.
  • Una cáscara de limón. 

Preparación arroz con leche:

  • Echar la leche en la olla junto al azúcar, las ramas de canela y la cáscara de limón.
  • Encender el fuego a media potencia y dejarlo hasta que empiece a hervir. 
  • Mientras tanto, poner el arroz bajo un chorro de agua fría y removerlo con las manos durante dos minutos. (Este paso es opcional, simplemente sirve para que no se pegue el arroz).
  • Una vez la leche esté hirviendo, añadir el arroz y bajar el fuego a temperatura suave. 
  • Dejar que se cueza lentamente durante 45-50 minutos. 
  • Ir removiendo cada 5 minutos.
  • Probar el arroz y, si está blando, retirar del fuego y dejar reposar unos minutos hasta que se temple. 
  • Retirar las ramas de canela y la cáscara de limón. 
  • Poner el arroz en los recipientes y dejar en la nevera para enfriarse. 

Receta de caldo de pollo 

Un plato de caldo de pollo ideal en una dieta blanda para ancianos

Ingredientes para 10 personas:

  • 1 cebolla.
  • 1 puerro.
  • 1 patata.
  • 1 trozo de calabaza.
  • 2 zanahorias.
  • 1 esqueleto de pollo.
  • 1 pechuga de pollo.
  • Perejil.
  • 1 hoja de laurel. 
  • Sal y pimienta negra.
  • 2,5 litros de agua.

Preparación de caldo de pollo con olla exprés u olla rápida:

  • Poner los ingredientes en la olla y cubrir con agua hasta el límite de llenado máximo.
  • Encender el fuego a máxima potencia hasta que empiece a hervir. 
  • Dejar cocer unos minutos e ir retirando las impurezas que van saliendo.
  • Colocar la tapa de la olla exprés y cocinar al 3 durante 20-22 minutos.
  • Apagar pasados los 20 minutos aproximadamente y dejar que se enfríe la tapa hasta poder abrirla. 
  • Una vez que el caldo esté listo, colarlo y dejarlo enfriar.

Receta de ajoblanco

Un plato de ajoblanco para probar en una dieta blanda.

Ingredientes para 4 personas:

  • 150 gramos de miga de pan.
  • 500 ml de agua fría.
  • 100 ml de aceite oliva virgen extra. 
  • 100 gr de almendras crudas.
  • 1 diente de ajo.
  • 2 cucharadas de vinagre.
  • Sal.

Preparación del ajoblanco:

  • Remojar la miga de pan en agua fría hasta que se empape bien.
  • Dejar preparado el aceite.
  • Verter en un vaso de batidora la miga remojada con el agua incluida la almendra cruda, el diente de ajo, vinagre y sal y triturar hasta que quede bien fino. 
  • Con la batidora ir echando el aceite poco a poco, como si fuera una mayonesa, emulsionando bien.

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.