Volver al blog

Dieta para la diarrea en personas mayores: recetas y consejos

Contenido

La diarrea en personas mayores no suele ser un problema mayor a no ser que padezcan alguna patología grave. Si este es el caso, pueden aparecer algunas complicaciones a causa de la gran pérdida de agua y electrolitos que conlleva la diarreaPor eso, es interesante explicar cómo elaborar una dieta adecuada para la diarrea en ancianos y así evitar problemas mayores.

Un médico examinando el abdomen de una persona mayor.

¿Qué es la diarrea?

La diarrea es un movimiento intestinal que provoca heces flojas y líquidas. Normalmente, esto ocurre un par de veces al año y no dura más de 3 días, aunque en personas de edad avanzada es muy común. 

Otros síntomas digestivos que trae consigo la diarrea son: 

  • Dolor abdominal.
  • Calambres.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Sensación burbujeante en los intestinos.
  • Necesidad urgente de ir al baño.
  • Fiebre.

Principales causas de diarrea en adultos mayores

  • Contagio de virus como, por ejemplo, la gripe.
  • Parásitos.
  • La contaminación por bacterias que viven en el agua o en los alimentos.
  • Medicamentos antibióticos o contra el cáncer.
  • Enfermedades estomacales.
  • Intolerancia a ciertos alimentos como la lactosa. 
  • Problemas en el funcionamiento del colon. 

¿Qué deben comer los ancianos con diarrea?

Para la diarrea, una dieta recomendable es la astringente, por lo tanto, se deberán ingerir alimentos blandos y suaves para que sea más fácil digerirlos. También son recomendables los alimentos altos en nutrientes y bajos en grasa

Ya que se suelen perder grandes cantidades de líquidos, es recomendable beber mucha agua durante los episodios de diarrea, para evitar la deshidratación. En este sentido, existen múltiples formas de consumir líquidos, como por ejemplo, en sopa, infusiones, agua de arroz, agua con limón, etc. 

Un vaso de fruta triturada y colada es bueno para tratar la diarrea

Alimentos recomendados y no recomendados en caso de diarrea en adultos mayores

Recomendados: 

  • Agua, infusiones, sopas, agua con limón, agua de arroz.
  • Lácteos: yogur natural, bebida de arroz. 
  • Carnes con poca grasa: pollo, pavo, conejo, cerdo.
  • Pescado blanco: merluza o lenguado. 
  • Verdura frescas: patatas cocidas, calabacín, remolacha, calabaza, judías verdes.
  • Pan blanco normal o tostado.
  • Fruta sin cáscara: plátano, limón, manzana, pera, membrillo, melocotón.
  • Aceite de oliva.

No recomendados:

  • Bebidas alcohólicas y café.
  • Todos los lácteos menos el yogur.
  • El resto de carnes más grasas. 
  • Pescado azul: atún, anchoa, sardina.
  • El resto de verduras: legumbres, ensaladas. 
  • Pan integral, de semillas o de molde.
  • Frutas: las restantes, frutos secos.
  • El resto de grasas.

Ejemplo de dieta para tratar la diarrea en personas mayores

DESAYUNO

  • Infusión o té con poco azúcar.
  • Tostada de pan blanco a la que se puede añadir un poco de aceite de oliva y sal, con una loncha de queso, jamón o pavo. 
  • Una fruta o un yogur. 

MEDIA MAÑANA

  • Una fruta (si no se ha comido antes).

COMIDA

  • Pasta, como por ejemplo, un plato de arroz con tortilla o zanahoria. 
  • Pan blanco o tostada.
  • Una pieza de fruta.

MERIENDA

  • Una pieza de fruta.
  • Un yogur. 

CENA

  • Un plato de pescado o sopa/caldo bajo en grasa.
  • Pan blanco o tostada.
  • Una pieza de fruta.
  • Infusión relajante. 

¿Cómo cortar la diarrea en personas mayores?

A continuación, os dejamos una serie pasos para poder frenar y tratar la diarrea:

  • Cambiar las técnicas culinarias a unas que no aporten grasa al alimento como: los hervidos, al vapor, a la plancha, al horno… Por tanto, evitar rebozados, frituras, etc. 
  • Moderar el uso de sal y azúcar
  • Fraccionar las comidas diarias para que estas tengan el mismo volumen (no mucha cantidad).
  • Comer alimentos blandos o triturados
  • Cada plato que se vaya a ingerir deberá tener una temperatura ambiente o templada
  • Beber mucho líquido, preferiblemente infusiones suaves, agua de limón o de arroz, sopas, etc.
  • Evitar alimentos ricos en fibra como algunas frutas y verduras, legumbres, pan integral, etc.
  • Aumentar la cantidad de alimentos con pectina como, por ejemplo, la manzana rallada.
  • Comer fruta pelada, cocida, en almíbar sin el jugo o zumos colados sin azúcar. 
  • Consumir carne sin piel ni grasa visible.
  • Evitar la leche
  • Reducir los alimentos grasos como la mantequilla, salsas, bechamel, etc.
  • No consumir alimentos como el aguacate o frutos secos.
  • Limitar el consumo de alcohol.

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.