Volver al blog

¿Cómo funciona el botón de teleasistencia?

Contenido

El botón de teleasistencia está diseñado para que los sanitarios acudan a la mayor brevedad posible al domicilio de la persona mayor necesitada de auxilio.

La tranquilidad se convierte en una gran prioridad llegados a la tercera edad.

Aunque la persona mayor goce de buena salud, siempre es positivo saber que hay una persona para ella al otro lado, dispuesta a atender cualquier urgencia o necesidad que se presente.

¿Cómo funciona el botón de teleasistencia?

El botón de teleasistencia es un dispositivo creado para que cualquier persona pueda adaptarlo en su día a día, por lo que su funcionamiento es sencillo y se adapta perfectamente a una persona mayor.

Persona mayor atendida por personal sanitario

El pulsador está conectado a un terminal fijo, por lo que ante una emergencia, tan solo se ha de presionar. Esta acción mandará un mensaje de alarma a un Centro de Atención, a familiares y/o a cuidadoras.

Los profesionales atenderán la incidencia de manera inmediata y movilizarán a un equipo de especialistas para socorrer al anciano. Con el botón de teleasistencia se está todo el tiempo controlado y los sanitarios saben cuándo acudir para ayudar en el momento en el que el mayor no puede hacerlo por si mismo. Es fácil, rápido y sin complicaciones.

Objetivos del botón rojo de teleasistencia

El botón rojo de teleasistencia tiene como objetivo garantizar la tranquilidad y seguridad tanto de los usuarios que lo llevan consigo, como de sus familiares. Favorece, además, la autonomía e independencia de la persona mayor, al permitir que permanezca en su hogar de forma segura.

En caso de que debido a una emergencia se pulse el botón, gracias al altavoz bidireccional el anciano estará en continuo contacto con los especialistas del Centro de Atención. Esto mantiene el bienestar de la persona mayor que, sin duda, supone una mejora de su calidad de vida.

Funciones del botón de teleasistencia

Con el objetivo de proteger frente a cualquier incidente, el botón de alarma cuenta con diferentes funciones:

  • Protección ante emergencias

Cuando el anciano tenga una urgencia a cualquier hora del día, con tan solo pulsar el botón acudirá un especialista cuanto antes al domicilio. En el caso de que la persona mayor viva sola, saber que hay una persona al otro lado le aportará la tranquilidad necesaria para no tener miedo, y descansar bien por la noche.

  • Notificar a la familia

Una vez el anciano ha pulsado el botón, se informa a la familia de la emergencia. Por supuesto, también se les comunica que un equipo sanitario está camino al domicilio del usuario. Esto puede ahorrar sustos innecesarios a los familiares.

  • Recordatorio de medicamentos

Este dispositivo ayuda también con los medicamentos. En el caso de que el anciano deba tomar varias pastillas al día, puede configurar diferentes avisos para acordarse de tomarlas.

  • Comunicación constante

El botón incorpora un altavoz que permite mantener una comunicación bidireccional con el usuario. Un técnico del Centro de Atención estará en contacto en todo momento con la persona mayor para mostrarle apoyo y valorar su situación.

Infografía en la que se explica cómo funciona el botón de teleasistencia

¿Quién puede solicitar el botón de emergencia?

El botón de emergencia puede utilizarlo cualquier persona que necesite atención continua e inmediata en su hogar. Lo pueden solicitar personas embarazadas, dependientes, pacientes crónicos y mayores. No obstante, existen grupos de población para los que la teleasistencia supone una gran mejora en su calidad de vida:

  • Personas mayores: tras los 65 años y, sobre todo, llegados a los 80.
  • Personas enfermas: que padezcan algún tipo de demencia.
  • Niños/as: es una opción popular entre menores que pasan tiempo solos en casa.
  • Personas que viven o pasan tiempo solas: ya sean personas mayores o niños/as.

¿Cómo solicitar el botón de teleasistencia?

El botón de teleasistencia puede solicitarse de forma pública o privada:

  • Teleasistencia pública: diferentes empresas tienen convenios con los Ayuntamientos para ofrecer este servicio. Esta opción exige del cumplimiento de una serie de requisitos para su concesión.

En caso de solicitarla, se ha de aportar la documentación necesaria requerida por el Ayuntamiento del municipio al que pertenezca el usuario. Tras presentarla, se evalúa el caso y se valora si el perfil se ajusta a los patrones establecidos para optar a la subvención.

  • Teleasistencia privada: es más fácil de solicitar y no es necesario cumplir con ningún requisito que vaya más allá de disponer de corriente eléctrica.

El proceso para solicitarlo es sencillo: hay que ponerse en contacto con la empresa que ofrece el servicio de teleasistencia para personas mayores y esta mandará al domicilio de la persona mayor a un equipo para instalar un terminal fijo y le entregará el dispositivo de teleasistencia.

Este dispositivo de teleasistencia ha ayudado a muchos ancianos que estaban solos y se han visto en peligro, por lo cual, queda demostrado que el botón de emergencia es sinónimo de tranquilidad.

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.