Volver al blog

¡Cuidado con el timo del «botón rojo» de teleasistencia!

Contenido

Día tras día, se reportan muchos casos de ancianos estafados por medio de llamadas telefónicas. Esto se debe a que los timadores saben que se trata de un colectivo de personas vulnerables, que pueden caer fácilmente en este tipo de engaños. Recientemente, se han reportado varios casos de una nueva estafa relacionada con el «botón rojo» de teleasistencia. Se trata de un timo con el que se pretende engañar a personas mayores vulnerables para obtener sus datos bancarios y, de este modo, robarles dinero.

Es importante alertar a nuestros mayores de esta situación para que estén prevenidos y cuenten con la información necesaria para identificar este tipo de fraudes.

¿En qué consiste la estafa del «botón rojo»?

El famoso «botón rojo» es un dispositivo de teleasistencia para personas mayores destinado a garantizar su seguridad y tranquilidad. Este artilugio permite que los servicios sanitarios acudan al lugar de residencia de la persona necesitada de auxilio en cuanto esta presiona el botón. Es un servicio que se ha vuelto muy popular en los últimos tiempos y que garantiza la tranquilidad y autonomía del adulto mayor.

Primer plano de una mano pulsando el botón rojo de teleasistencia

Estos servicios pueden obtenerse de dos maneras. Por una parte, es posible contratar un servicio de teleasistencia pública. En este caso, una serie de empresas que tienen convenio con los Ayuntamientos, ponen a disposición de los usuarios este tipo de prestación. Para solicitarlo, es necesario que la persona interesada cumpla con una serie de requisitos. Por otra parte, también existen empresas que de manera privada ofrecen este servicio de teleasistencia para mayores. Este puede ser solicitado por cualquier persona, sin necesidad de tener que cumplir con ningún requerimiento.

Los estafadores, conocedores de la existencia de estos servicios, llaman a los ancianos haciéndose pasar por trabajadores de una empresa de teleasistencia relacionada con el 112. Muchos usuarios reportan que los supuestos «trabajadores» mantenían al teléfono una actitud sospechosa e intimidatoria. En la llamada, suelen decir que el servicio de teleasistencia para personas mayores que se había contratado ha cambiado en sus condiciones y que deben abonar un importe concreto.

Otros usuarios también han reportado recibir llamadas en las que los estafadores ponen otros pretextos, por lo que hay que estar muy alerta. 

¿Cómo saber si soy víctima del «timo de la teleasistencia»?

Si el servicio de teleasistencia contratado por el mayor es público, este es totalmente gratuito, por lo que no pueden tratar de hacerte pagar nada. Pero si, por el contrario, se ha contratado un servicio con una empresa privada, ante la duda es recomendable que se devuelva la llamada al servicio contratado alertando sobre la información recibida. Ellos podrán confirmar si se trata de una llamada realizada por la empresa o si, por el contrario, es un intento de estafa.

Debe tenerse en cuenta que las personas que llevan a cabo este tipo de fraudes suelen buscar con antelación información sobre los usuarios, por lo que pueden saber el nombre, apellidos y correo electrónico de la persona, con el fin de que parezca una llamada legítima.

Primer plano de una mujer anciana hablando por teléfono con cara de preocupación

Es muy importante explicarles a los ancianos que deben desconfiar de las llamadas en las que se les solicita dinero y que nunca deben dar datos bancarios por teléfono. En este tipo de estafa a personas mayores, los timadores aprovechan la vulnerabilidad de un colectivo menos familiarizado con las tecnologías y las nuevas formas de engaño que existen hoy en día.

Si el mayor cree que le han intentado estafar o si, por desgracia, los timadores lo han logrado, es necesario alertar a las autoridades competentes lo antes posible. Debe facilitarse a los cuerpos de seguridad el número de teléfono desde el que se ha recibido la llamada para que estos puedan iniciar las averiguaciones pertinentes.

5 consejos para proteger a las personas mayores contra los fraudes telefónicos

Los ancianos son uno de los principales afectados por las estafas telefónicas. Es conveniente prevenirles y aconsejarles para que aprendan a detectar este tipo de fraudes.

Estos son algunos consejos básicos para proteger a los ancianos contra las llamadas fraudulentas:

  1. Es necesario explicarles que nunca deben dar datos bancarios, contraseñas ni códigos PIN.
  2. Hay que desconfiar de las llamadas en las que se solicita llevar a cabo alguna acción de manera muy urgente o apresurada.
  3. No se debe creer en frases como: «es usted el ganador/a de…», «te estamos vigilando», «llamo de parte de (nombre de una empresa) para actualizar sus datos…».
  4. Nunca hay que realizar transferencias a cuentas desconocidas.
  5. En caso de sospecha, es recomendable buscar en internet el número de teléfono desde el que nos están llamando para averiguar si otros usuarios lo han reportado.

Esperamos que esta información os haya resultado útil y que podáis alertar a vuestros mayores para evitar que sean víctimas de este nuevo fraude.

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.